Hablando de extrañeza

paprika2

Sin negar que extraño tu presencia,

pero sin ánimos de pedir clemencia

Alejo de mí tus repentinas y fantasmagóricas  apariciones

Y es que pienso que se debe a la maldita añoranza

O quizás a la estupidez de la mente enajenada

Contarlo resulta amargo y divertido, pero así he sido desde niño

Y es que no importa cuánto tiempo transcurra, las visiones no cesan

Los sueños me despiertan para recordar que la oscuridad es burlona

Sobre todo cuando te encuentra desnudo y fantaseando

Todo comienza a ser una burla, incluso la vida

Y tú, que ni te das cuenta de cuan extraña es mi esencia.

Pero eso no importa, en verdad, ya no importa

He logrado llevarme bien con las ranas y las fresas

Cenamos cada día a las 10 para celebrar una tregua

Yo siempre llevo café y ellas las galletas.

Anuncios

~ por Jack en febrero 11, 2013.

Una respuesta to “Hablando de extrañeza”

  1. Esas cenas son las más emocionantes y reflexivas, siempre hay poco qué decir y mucho qué callar, pero sin ése sentimiento de incomodidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: